¿Por qué es importante hacer revisiones periódicas de la vista?

¿Por qué es importante hacer revisiones periódicas de la vista?

 

En Optibéjar apostamos por las revisiones anuales del sistema visual. Aún así, es cierto que recibimos en nuestra óptica a pacientes, a los cuales se les ha enviado previamente el recordatorio anual de su revisión, que afirman no percibir ningún cambio en su visión. Estos pacientes erróneamente consideran que no es necesario hacerse una revisión ya que en esos controles no sólo se comprueba el estado refractivo (dioptrías) de los ojos sino que también se comprueban y buscan signos de otras patologías propias del ojo o sistémicas que tienen un reflejo en nuestros ojos. Muchas veces este tipo de patologías no presentan síntomas hasta que ya están en un estado avanzado.

Las revisiones anuales son una manera más de prevención, al igual que las visitas que hacemos cada año al médico de familia, por ejemplo. Si sigues leyendo te explicamos cuáles son las principales patologías que pueden afectar a nuestros ojos.

 

1.- Hipertensión arterial (HTA) 

En la retina hay vasos sanguíneos (arterias y venas) y, por lo tanto, problemas derivados de la HTA sostenida en el tiempo que  también tienen su reflejo en nuestros ojos en forma de retinopatía hipertensiva: disminución del calibre de los vasos sanguíneos, cruces arterio-venosos patológicos, aneurismas (protuberancias o abombamientos en los vasos), edemas, hemorragias, oclusiones vasculares, exudados…

 

2.- Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

La mácula es la parte de la retina con la que enfocamos los objetos y que nos permite ver detalles finos con claridad, realizar actividades como leer, ver la televisión o conducir. Su degeneración o atrofia afecta a la visión central con imágenes borrosas, áreas oscuras o deformadas… la visión periférica no se ve alterada, de forma que podemos percibir el contorno de un reloj pero seremos incapaces de precisar la hora, por ejemplo.

 

3.- Diabetes 

Estamos hablando nuevamente de una enfermedad vascular que tiene su reflejo en los vasos sanguíneos de la retina, presentando un cuadro conocido como retinopatía diabética. Las paredes de los vasos se alteran y se producen fugas de líquido (edemas), formación de nuevos vasos sanguíneos anormales (neovasos), crecimiento de tejido fribroso… Es posible padecer retinopatía diabética y no tener síntomas además, el riesgo de desarrollarla aumenta cuanto mayor sea el tiempo desde que comenzamos a ser diabéticos, del tipo de diabetes, del grado de control metabólico por parte del paciente, etc.

 

4.- Glaucoma 

El “ladrón silencioso de la visión” que en sus fases iniciales no presenta síntomas, por lo tanto, cuando comenzamos a notar algo “raro” ya es irreversible. Es un conjunto de condiciones que derivan en la pérdida del campo visual periférico por la muerte de las fibras nerviosas que llevan la información visual al cerebro. Mediante un examen del fondo del ojo y la medida de la presión intraocular (PIO) es posible hacer un diagnóstico prematuro.

Estas y otras patologías son las que buscamos en las revisiones anuales que hacemos a nuestros pacientes, pero, además disponemos de la posibilidad del telediagnóstico, mediante el cual oftalmólogos especialistas en retina evalúan las imágenes del fondo de ojo que tomamos en las mencionadas revisiones.

 

¿Aún pensáis que no es necesario hacer revisiones visuales hasta que notemos algo extraño?



Pedir Cita